• Nuevo
La Confederación Liberal de la Montaña de Navarra (1836-1837)
search
  • La Confederación Liberal de la Montaña de Navarra (1836-1837)

La Confederación Liberal de la Montaña de Navarra (1836-1837)

Ángel García-Sanz Marcotegui

Colección Historia, 39

Universidad Pública de Navarra

Pamplona 2020; 192 pp.; 17 x 24 cm

ISBN: 978-84-9769-356-1 (papel); 978-84-9769-357-8 (e-pub); 978-84-9769-358-5 (pdf)

Precio: Versión en papel 15 €; EPUB 9 €; PDF 9 €

Disponible en e-pub

Disponible en pdf

 

Política de seguridad (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

 

Política de envío (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

 

Política de devolución (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

Tras un intento fallido en 1834, a principios de 1836 tres valles pirenaicos navarros (Aezkoa, Roncal y Salazar) y Valcarlos, en la línea de que el mejor modo de combatir a los carlistas era “contrarrevolucionar la Navarra contra la Navarra” y de que “el país debía pacificarse por el mismo país”, se pronunciaron con éxito contra los partidarios de don Carlos. Para ello se dotaron de juntas de armamento y defensa, movilizaron a más de dos millares de hombres bajo el mando de militares profesionales paisanos suyos y formaron la denominada “Confederación Liberal de la Montaña de Navarra”. Su ejemplo influyó en que otros valles (Baztan, Erro, Esteribar, Ultzama, Arce, etc.) sopesaran seguir sus pasos y que en Sangüesa se creara otra de esas juntas.

El apoyo de la población del “país confederado” al alzamiento anticarlista fue bastante generalizado y sus autoridades hicieron gala de su compromiso con el bando de la reina, la Constitución, “las libertades patrias” y “la causa nacional”.

Con la ayuda del Ejército y de los cuerpos francos de Navarra “los valles pronunciados” y Valcarlos, entonces enteramente vascófonos, lograron controlar su territorio durante casi dos años y dificultar así los contactos de los carlistas navarros con Francia y con sus correligionarios aragoneses. Cuando en el otoño de 1837 aquellas fuerzas se retiraron, la comarca, excepto Valcarlos, pasó a manos de los carlistas, que reprimieron duramente a sus habitantes.

La impronta liberal de estos valles, sobre todo del de Aezkoa, dio lugar a un singular microclima socio-político que pervivió hasta la guerra civil de 1936-1939, lo que corrobora la necesidad de matizar la presunta absoluta hegemonía del carlismo en Navarra en el espacio y el tiempo.

Los avatares y las circunstancias que propiciaron la formación de la denominada Confederación Liberal de la Montaña pirenaica son analizados en este estudio, que se completa con un apéndice biográfico que recoge las semblanzas de unas decenas de militares profesionales, paisanos movilizados y curas de la comarca que destacaron por su adscripción al liberalismo.