Homo lóquax. Las sociedades humanas y su activación comunicativa
search
  • Homo lóquax. Las sociedades humanas y su activación comunicativa

Homo lóquax. Las sociedades humanas y su activación comunicativa

Marta Rodríguez Fouz

Universidad Pública de Navarra

Pamplona 2012; 317p.; 17 x 24 cm

ISBN: 978-84-9769-274-8

 

Política de seguridad (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

 

Política de envío (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

 

Política de devolución (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

La presencia humana en el mundo es una presencia comunicativa. La totalidad de las acciones humanas contiene un componente comunicativo ineludible. Y ahí es donde hay que dirigir la atención cuando, como es el caso, se busca concretar qué significa “comunicar”. A partir de esa declaración de principios, el propósito de este libro es profundizar en el significado de la comunicación como clave de las acciones humanas y de nuestra socialidad.

La idea de acudir a la noción de homo lóquax para englobar esta apuesta reflexiva, apunta al propósito de recoger la impresión de fluidez y locuacidad que caracteriza la comunicación humana a partir de las infinitas posibilidades que le presta el lenguaje. Esa fluidez no asoma sólo como referente de su valor práctico sino que se prodiga también como un rasgo valioso para comprender nuestro estar en el mundo. Se trata de incorporar la dimensión superflua, gratuita, caprichosa, exuberante de los lenguajes humanos. Añadiendo a la mirada sobre la comunicación humana ese elemento discrecional y juguetón que no suele atenderse sistemáticamente y que, sin embargo, permite explicar muchas de las capacidades creativas de la imaginación humana. Ese enfoque sobre la comunicación exige un esfuerzo orientado a integrar en la comprensión de la naturaleza social del hombre el lenguaje, que, a fin de cuentas, propicia la posibilidad de las interacciones humanas (también como malentendidos). El valor del intercambio, del contacto entre su-jetos, del legado cultural y científico de la especie que tiene lugar en el lenguaje como mundo que habitamos, justifica ese recorrido que presta también atención a la literatura y al cine como expresiones valiosas de la locuacidad humana.